Rafael Guastavino Moreno nació en Valencia ciudad el 1 de marzo de 1842, en la calle de la Punyaleria, nº11, vía desaparecida con la reforma urbana que conformaría la actual Plaza de la Reina. Su familia, más tarde, se trasladó a vivir al número 9 de la calle de la Veronica, que acabó siendo de propiedad familiar. Trabajó y se formó, gracias a la relación de su padre, carpintero de profesión, con los arquitectos Antoni Sancho, Timoteu Calvo y Sebastià Monleón, excelentes arquitectos todos ellos. 

En 1859 se trasladó a Barcelona a casa de su tio Ramon y su tía Maria López, valenciana también. Se casó, ese mismo año, con su prima, hija adoptiva de sus tíos, un año menor que el. Allí continuó con su formación, con los arquitectos Granell i Robert, realizando estudios vespertinos en el Colegio de Maestros de Obra, sin finalizarlos, aunque el título lo obtuvo en 1872 vinculado a un decreto de desaparición de la figura de maestros de obra. Sin embargo, no parece que tuvieran nada que ver estos arquitectos catalanes con la obra arquitectónica de bóveda tabicada que caracteriza el trabajo de Guastavino.

Inició su carrera profesional en Barcelona, desarrollándola en dos etapas: de 1865 a 1871, sen obra firmada; y de 1877 a 1881, después de un parón por la muerte de su tío y suegro. De esta etapa posterior destaca su primera obra emblemática, ejemplo de lo que será su tipología arquitectónica, el teatro la Massa de Vilassar de Dalt. También en estos momentos realiza la solicitud de una patente: “Sistema de construcción de techos de bóveda de inter-estrias y descarga“. Finalmente, en 1881, separado de su mujer, separado de su mujer, que se fue a Argentina con tres de sus cuatro hijos, huyó a Nueva York con su hijo pequeño y su amante, Paulina Roig, más las dos hijas de esta.

City Hall Subway Station (Nova York)
City Hall Subway Station (Nueva York)

En Estados Unidos triunfaría con el sistema constructivo de la bóveda tabicada, habitual en Valencia, pero que allí fue una novedad constructiva bien acogida a dos niveles: como sistema constructivo resistente al fuego, que tanto preocupaba después del gran incendio de Chicago de 1871; y en la construcción de cúpulas y bóvedas en la arquitectura representativa americana.

Su compañía“Guastavino Company” (1885-1962), que fundó con su hijo y continuador Rafael Guastavino Expósito (1872-1950), participará en la construcción de unos mil edificios ubicados en su mayoría en Estados Unidos.

Su aportación fundamental en el desarrollo de la arquitectura americana y de su consciencia colectiva ha sido puesta de relevo en numerosos estudios y publicaciones, así como la genialidad y capacidad expresiva en su arquitectura.

Obras fundamentales e imprescindibles de la arquitectura norteamericana tienen su sello: museos como el Metropolitano de Nueva York, el Metropolitano de Washington; los Archivos Nacionales (Washington, DC); estaciones como la Grand Central Terminal (Nueva York); universidades; auditorios como el Carnegie Hall (Manhattan-Nueva York); bibliotecas y numerosos edificios religiosos, entre los que destacan la mayor sinagoga del mundo, Emanu-El, o la impresionante Catedral de Saint John the Divine (las dos en Nueva York), todos ellos edificios de gran trascendencia en la construcción identitaria arquitectónica de los Estados Unidos de América.

A pesar de todo su periplo vital, nunca olvidó su patria natal y la admiración por la ciudad que lo vio nacer. La magnífica cúpula de las Escuelas Pías y la de la Basílica de la Mare de Deu, que ponía al mismo nivel que las de San Pedro o Santa María dei Fiori, quedan patentes en sus referencias, escritos y obras. Es justamente en su ascendencia valenciana por parte materna donde encontramos el origen de estas inquietudes, concretamente en su tatarabuelo Josep Nadal, arquitecto de la iglesia de Sant Jaume de Vilarreal, y en la tradición de la obra de bóveda que de él heredó. Guastavino la perfeccionaría con la aportación del cemento porlan para conformar un sistema constructivo que revolucionó la arquitectura americana. Su origen valenciano se manifestaría ya en sus primeros pasos profesionales en América, ya que recibiría el encargo de la realización, junto al ingeniero, valenciano también, Joan Navarro Reverter, del pabellón español de la Exposición Colombina de Chicago de 1893; con una réplica a escala de la Lonja de Valencia.

Basilica of Saint Lawrenc. Asheville, NC
Basilica of Saint Lawrence. Asheville, NC

Nos consta documentalmente que, al final de sus días, en su casa invitaba a los amigos a disfrutar de la paella, que el mismo preparaba, y del vino que el mismo producía mientras construía la iglesia católica de San Lorenzo en Asheville, lugar donde está enterrado bajo la mayor cúpula del país, concebida a imitación de la de los Desamparados de Valencia.

Anuncios