Ayelo de Malferit, en la provincia de Valencia, es supuestamente el lugar de nacimiento del refresco más conocido del mundo, según el periódico alemán Der Spiegel. Ya canoso y con gafas, Juan Micó, de 74 años de edad, deja entrever en su fábrica la fórmula secreta de la popular bebida. “Las semillas de cola ralladas y las hierbas mezcladas con alcohol deben madurar en una jarra de barro durante un mes”, explica. “Lo que sucede a continuación es un secreto”, añade.

Supuestamente, la receta de su licor, ahora llamado Nuez de Kola Coca, es la base de la Coca Cola. La bebida es extremadamente dulce, por lo que Micó dice que “es mejor esperar que se mezcle con el agua en lugar de tomarlo puro”. “A las mujeres les gusta con leche”, afirma. La primera versión de Nuez de Kola Coca fue inventada hace más de 120 años por los fundadores de la fábrica de Micó. Incluso hoy en día, la gente llega de todas partes del mundo para probarla.

La historia de la fábrica de licores de Ayelo se remonta a 1880. La fábrica fue fundada por Bautista Aparici, Ricardo Sanz y Enrique Ortiz. Los tres empresarios comenzaron a fabricar productos de calidad, como licores con nombres tan creativos como Perfecto Amor, Lágrimas de Contribuyente y Placer de Damas. Aparici, que estaba a cargo de las ventas, pronto comenzó a visitar ferias comerciales en Roma, París, Londres y Chicago.

En 1885 se trasladó a Filadelfia con una nueva bebida en su equipaje llamada Coca Kola, hecha de cafeína, y rica en frutos de los árboles africanos de cola y las hojas de las plantas de coca de Perú, así que rápidamente recibió un premio a la innovación. Antes de morir, Aparici dio algunos a representantes de ventas americanas unas cuantas muestras. Tal vez fue una coincidencia, pero sólo un año después, el farmacéutico estadounidense John Pemberton hizo historia cuando inventó la Coca Cola.

Nuez-de-Cola-Coca

En el reportaje publicado en el citado medio, Micó se muestra convencido de que la base de la Coca Cola fue ideada en Ayelo de Malferit. “Era fácil copiar una bebida en aquella época”, señala. “Las patentes no se registraban si un producto tenía éxito”, indica el valenciano. Sus predecesores sólo registraron la bebida Nuez de Kola Coca en España en 1903. Pero para aquel entonces, Coca Cola ya se estaba convirtiendo en un icono en Estados Unidos.

Medio siglo más tarde, las dos empresas finalmente se encontraron. Cuando Coca Cola decidió que era hora de entrar en el mercado español sabía no había manera de evitar a la pequeña fábrica de Ayelo de Malferit. Por ello, en 1953 los ejecutivos de Coca Cola visitaron España y adquirieron los derechos de Joaquín Juan Sanchis, que era entonces el dueño de la fábrica. La producción de Nuez de Kola Coca continuó en el pueblo valenciano, pero sólo en su versión alcohólica.

Se cree que la fábrica recibió unas 30.000 pesetas de la época, pero nadie lo sabe a ciencia cierta, ya que los registros han sido destruidos. Pero la cifra fue sólo una pequeña fracción de lo que podría haber sido. En 2011, Coca Cola celebró su 125 aniversario como una de las marcas más conocidas del mundo. “Si tuviéramos sólo un pequeño porcentaje de sus acciones, seríamos millonarios”, señala Micó.

“La fábrica de licores es básicamente sólo una afición estos días”, relata Micó. “Queremos mantener viva la tradición, para que no se pierda para siempre, pero ya no podemos seguir invirtiendo”. Y es que aunque Coca Cola continúa obteniendo beneficios millonarios, los días de Nuez de Kola Coca están contados. Micó espera continuar al frente de la empresa otros cinco o seis años, antes de que su hijo José Juan se haga cargo. “Después, este capítulo de la historia probablemente llegará a su fin de una vez por todas”, se resigna Micó.

Anuncios