El 5 de septiembre de 1909, Joan Olivert, oriundo de Cullera, consigue remontar el vuelo con su avión en el campo de maniobras del Regimiento de Artillería de Paterna, en el que será el primer vuelo a motor realizado en España.

A Paterna acudieron aproximadamente 4.000 persona, que fueron espectadoras de este primer vuelo. La sociedad valenciana acudió en masa a ver un espectáculo todavía inédito en España.

El vuelo de Paterna fue de unos 50 metros en los que el aeroplano voló recto y estable, levantándose en el aire unos decímetros, y siendo controlado y dirigido por el piloto en todo momento, convirtiéndose en todo un hito histórico.

Anuncios