En la Plaza Lope de Vega nº 6 de Valencia ciudad, detrás de la céntrica Iglesia de Santa Caterina, se encuentra un edificio de apenas 107 centímetros de ancho a pesar de que cuenta con cinco alturas y tiene, como no podía ser de otra manera, una ventana por cada planta. Su tamaño le ha dado una gran fama y ha sido objeto de reportajes de periodistas, miradas de curiosos y fotografías de turistas. La casa se rehabilitó recientemente y se colocó en la fachada un cartel que muestra su medida: 105 cm. No cabes dentro con los brazos en cruz. Es el edificio más estrecho de la Península Ibérica y uno de los más estrechos de Europa.

Anuncios